3 tendencias del momento que puedes comprar de segunda




Esta semana me di una pasada por las tiendas de Fast Fashion y me sorprendió una sensación: "yo ya tengo todas estas tendencias en el clóset... ¡Es toda la ropa que he comprado de segunda!".

Se me ocurrió aconsejarles que si quieren usar alguna de estas tendencias otoño/invierno 2016, vayan también a tiendas de segunda mano. 
Les doy mis razones:


  • Sale más económico: la ropa de segunda por lo general vale mucho menos.
  • Tienen mejor calidad: la confección y las materias primas actuales no se comparan con la calidad del producto de moda de hace 10 o 20 años.
  • Se ayuda al planeta: reciclar prendas en vez de comprar nuevas es una forma de consumo responsable.
  • Son prendas únicas: no es fácil salir a la calle y encontrar a otra persona usando el mismo segundazo.
Si les interesa profundizar en el tema de la ropa de segunda, pueden leer esto que escribí al respecto aquí.


LAS TENDENCIAS

Los 90 tienen mucha relevancia en esta temporada, particularmente su faceta más grunge. 
Aunque la gente solo recuerda el aspecto más decadente y descuidado de este estilo, en realidad era una propuesta muy ecléctica, capaz de mezclar desde el buzo de abuelita hasta la camiseta de la banda de moda y combinarlos con cierto aire de rebeldía adormilada. 

Aquí hay tres cosas con una actitud muy grunge que van a poder llevarse de su tienda de segunda más confiable.

1. LEÑADORAS

Foto de Steven Meisel en el 92.

Se ven en pasarela prendas en estampado de cuadros tartán y ya en tiendas como Zara o Stradivarius aparecen como vestidos grunge y chaquetas.

El segundazo: una buena camisa leñadora, ojalá masculina, es una clave grunge que no falla. La gracia es que sea un poco grande, para usarse remangada sobre una camiseta y jeans o incluso amarrarse a la cintura como una falda (aquí pueden ver cómo se usa).
En la Minorista de Medellín se pueden comprar desde $6.000. En The Thrift Shop pueden ser un poco más costosas pero traen desde USA unas muy bonitas.




2. TERCIOPELO Y SLIP DRESS


El terciopelo también tiene presencia en las pasarelas al igual que los vestidos 'slip' que son siluetas delicadas en tejidos satinados, que imitan la lencería (el slip viene de que se deslizan fácilmente sobre el cuerpo). Ambas tendencias fueron muy comunes en los looks femeninos de los años 90 y ahora vuelven con una actitud muy similar: la feminidad estilizada y natural con un toque de decadencia.



Kate, Winona y Alicia, así llevaban este tipo de prendas los ídolos noventeros. Generalmente con botas cerradas.

El segundazo: en el clóset de la tía, la mamá y hasta la abuela siempre hay un vestido de estos. Si no, en la Minorista, en la tienda Las Orquídeas, también se encuentran. Otra opción donde a veces hay cosas así de delicadas es la tienda Retro, en El Poblado. Si están en Bogotá, las tiendas de segunda de Lourdes me parecen muy buenas, posiblemente se encuentren vestidos slip interesantes allí. 

3. FALDAS PLISADAS



Aunque no son una herencia de los 90, la forma de combinarlas (por lo menos en Zara o Stradivarius) sí tiene una esencia bastante grunge: con camisas holgadas y buzos, además de botas de obrero, un contraste difícil entre lo delicado y lo rudo. En algunas propuestas, se cambian las botas por botines más delicados. 

El segundazo:
Un beneficio es que las faldas plisadas de segunda más comunes son largas hasta el suelo, lo que permite que uno las lleve al sastre y logre el corte a la altura perfecta. Les aseguro que en el clóset de las abuelas encuentran este tipo de faldas sin problema. En Medellín, otra opción será siempre la Minorista, aunque Retro también puede ofrecerlas.

¿Cómo las uso yo?


Me pareció importante mostrarles que sí he encontrado prendas de este tipo: la falda plisada negra, que (aunque no se ve en la foto) es brillante, el vestido verde y la camisa leñadora que también se puede usa de falda, son compradas en la Minorista. La camisa valió $8.000, el vestido $25.000 y la falda no más de $20.000.
El vestido rosado es la enagua de un vestido de mi abuela. 

Por ahí hay una pinta con gargantilla, un accesorio que también es infaltable de 2016 y es otra herencia de los 90.

Todos los usé con los mismos zapatos, unos botines de plataforma. También funcionarían con zapatos más delicados, pero si se atreven, unas botas punk pueden ser un buen detalle.

¿Se le animan a alguna de estas tendencias?

2 comentarios:

  1. Hola Diana

    Las faldas plisadas definitivamente están entrando muy fuerte. Les comparto a los lectores de tu blog nuestro ecomerce donde podrán encontrar y comprar siempre últimas tendencias de moda http://www.goch.com.co/ en esta nueva colección tenemos una falda plisada que está para morirse.
    Espero les gute
    Un saludo

    ResponderEliminar
  2. Muy buen aporte. Algo así estaba buscando hace un tiempo y cuándo había desistido lo encuentro.
    Muchas gracias. Estoy a la orden para ustedes.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...