Sobre los jeans sin bolsillos



No uso jeans sin bolsillos. No he encontrado nunca un par que me guste y por mis proporciones creo que no me favorecen. Lo más parecido que tengo son unos pantalones de equitación en tejido de punto grueso y sin bolsillos atrás, entonces los uso con camisas largas, para no sentirme demasiado expuesta en la calle.
Hablo sobre estos pantalones porque desde que los compré me quedé con una duda: ¿por qué son solo los jeans sin bolsillos los estigmatizados?  Y pues, ¿por qué ese estigma?



Narcoestética levantacolas
Nuestra cultura no es precisamente depurada ni minimalista, todo lo contrario: artesanías en colores vivos, fiestas que no se celebran sin pólvora, música sabrosa, alcohol en exceso, gastronomía saturada. Algo así sucede con la moda colombiana que desconoce la sutileza y prefiere la exuberancia. 




Mucho de lo que somos ahora se lo debemos a nuestro pasado con el narcotráfico (que no es ni tan pasado). En términos de moda, esta historia definió el ideal de vida para las clases más bajas y unos roles de género muy marcados:

- A ellos los cargó de virilidad, de una apariencia siempre volátil y ostentosa. El lujo mafioso grita, se desespera por transmitir poder.

- A ellas, las más afectadas por este prejuicio, las hipersexualizó. La mujer de la llamada “narcoestética” es un instrumento para el placer masculino, al extremo de modificarse quirúrgicamente para adaptarse a sus expectativas. Sus prendas abrazan un cuerpo que la define, que la hace valer. Su sensualidad es su único instrumento de poder. 



 

No es que el discurso de la narcoestética no tenga fundamento, todos sabemos que estos personajes no son caricaturas, que en realidad existen más allá de las novelas de Caracol. Yo creo que mi conflicto ahí es que se use como justificación clasista para categorizar a los  “pobres”,“mañés”,“guisas” y “ñeros”.


Me irrita la intolerancia de los opinadores de moda en Colombia. Se habla con dureza de lo ordinario que es el estilo de la masa y tras esos prejuicios hay una minoría privilegiada que puede darse el lujo de vesir como lo propuso la semana de la moda de París SS 2014. Olvidan la gran brecha social del país y la mediocridad mediática que orienta la moda de sus habitantes a través del televisor.


Entonces para desacreditar algo como el jean sin bolsillos solo es posible volver a su origen mafioso y amenazar a quien lo use con el calificativo de “mal gusto”. Hace más gracia todavía cuando, llevadas por un ingenuo feminismo, condenan la prenda porque se asocia con mujeres fáciles. Como si la sexualización de la moda fuera pecado. Como si fuera además un pecado made in Colombia.





Leggings are not pants es una página de facebook que documenta
y denuncia el uso de los leggings como pantalones.

Es que ni siquiera somos originales para estas peleas. Lo que aquí es la batalla de las fashionistas contra el jean sin bolsillo, en otros países se vive contra los leggings usados como pantalones. La razón es la misma: malestar público (particularmente de otras mujeres) por una prenda femenina que revela más de la cuenta. 

(prefiero mil veces el jean sin bolsillos a los leggings como pantalones, por cierto)

En Estados Unidos, España o Inglaterra también existen mujeres que buscan exaltar la sensualidad del cuerpo al vestir y que ignoran por completo las tendencias de moda o las siluetas que las favorecen. Para mí, es aquí donde el argumento de la narcoestética pierde toda validez.

El equivalente norteamericano a nuestro debatido "jeansinbol" son los jeggings.
Estuve un par de días en Holanda en junio, esta era la moda hipster del momento.
Y ustedes quejándose por los levantacolas.

Sí, Colombia es un país machista. Entiendo por qué nos fastidia tanto que la seducción sea lo que más mueve la moda aquí. Nos avergonzamos de que lo sensual sea tan obvio, tan a los gritos, que lo provocativo sea prioritario en nuestra cultura y que así nos vean en el exterior.

Juzgamos como un gran pecado el vestuario femenino orientado a la seducción, pero el vestuario usado para escalar socialmente, para aparentar prestigio económico, está básicamente jugando con las mismas reglas. Y somos tan acomplejados que no podemos reconocer el éxito de nuestros propios inventos de moda. 




El jean sin bolsillos y su primo, el jean levantacola, son éxitos de exportación. Fuera del país son conocidos como “los jeans colombianos” y altamente apreciados por mujeres de estética provocativa. La popularidad internacional de la prenda revela una demanda que supera a la prepago, a la grilla, a la esposa de mafioso en nuestro limitado imaginario. Tan raro nos parece que el mundo tenga más mujeres interesadas en mostrar –o aparentar- nalgas prominentes. 

Jeans levantacolas ahora en Stradivarius.
Curioso como una tendencia nacional pasa a ser globalizada por una marca de pronta moda. Será ahora más respetada esta prenda?


¿Ustedes los usarían?

Escapando por completo del carretazo anterior, definitivamente no son una prenda que le luce a cualquiera. La silueta ajustada y la falta de bolsillos revelan totalmente la curvatura –o falta de curvatura- de las nalgas. 

Normalmente, los cortes en la construcción del jean, los decorados con pedrería, los bolsillos y los lavados afectan la apariencia de las nalgas. Bolsillos muy decorados ayudan a disimular nalgas muy planas, bolsillos cortos ayudan a esconder nalgas caídas, etc. Cuando no hay bolsillos, la prenda se vale de los lavados y pequeños detalles de confección para lograr los mismos efectos. 


 

Los efectos de desteñido en un jean funcionan igual que la iluminación y el sombreado cuando uno dibuja, entonces se resaltan los volúmenes de los glúteos, dándo la sensación de mayor tamaño. Una lógica similar nos dice que los jeans en tonos claros aumentan el volumen de las nalgas y caderas, mientras los más oscuros adelgazan la silueta. 


Me quedo pensando que la prenda no es para mujeres inseguras. Favorece especialmente a cuerpos proporcionados: muslos tonificados, caderas estrechas y glúteos redondeados de tamaño medio. Mientras concluyo eso, concluyo también que mi opinión no importa. La única que importa es la que devuelve la mirada en el espejo cuando uno se está poniendo la ropa.



Una lectura relacionada:
Sobre Fajas y Artificios


12 comentarios:

  1. Me parece muy bueno el artículo, pero tengo mis dudas sobre el origen de los "push up" o levanta cola si son de Colombia o fueron inicialmente traídos de Brasil, pues si no estoy mal, a medianos (sino finales) de los 80´s nuestra oferta en moda no era muy comercial o de exportación, ya teníamos jeans sin bolsillos, se popularizó bastante por la cantidad de mujeres con bastantes curvas para la época dónde sí eramos mirados un poco más por esa nueva estética.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por hacer la aclaración, Marcela. Yo tampoco tengo claro si su aparición se dio en Brasil o aquí en Colombia. Sé que marcas colombianas como Stop lo promovieron como innovación nacional y de hecho tuvo tanta acogida que se exportaba mucho.
      También es muy posible que haya nacido en Brasil, lo curioso es que en los países en los que se vende, se le llama jean colombiano. De alguna forma, al ver la silueta que da la prenda, la gente piensa en Colombia.

      Eliminar
  2. Me gusto mucho el articulo. Dice muchas cosas que uno esta pensando.
    La ignorancia es atrevida, dicen por ahi. La cosa es que no solo la falta de dinero es lo que hace que las mujeres se vistan asi, bien se ven algunas multimillonarias mal embutidas y empacadas al vacio entre unas cosas frondias, el asunto es conocer su propio cuerpo, estar comodo con lo que se tiene y aprender a esconder lo que no esta tan bien proporcionado y aprender a LUCIR, no EXHIBIR, lo que mas favorece.
    El chiste ahi, es aprender a diferenciar unos de los otros.

    Y si nada de lo anterior funciona, tener amigas o hermanas o alquien que tenga las pelotas de decirle a uno: NO SEA TAN GUISA QUE SE VE RE-BOLETA! cuando vaya a comprar una cosa de ese calibre.

    ResponderEliminar
  3. Me gustó mucho leer este artículo, sobretodo por tus conclusiones finales sobre las opiniones y el gusto. Realmente en la moda confluyen muchos factores y condiciones que muchas veces el juicio no considera.

    ResponderEliminar
  4. Yo tuve unos jeans sin bolsillo que me gustaban mucho y solo regalé cuando me dejaron de servir. Eran de Arkitect y tenían el mismo corte de los pantalones de dril que más uso: la pretina me llegaba como 3 cm. debajo del ombligo y la pierna era recta. Eran como un pantalón de oficina, pero en tela de blue jean.
    Qué desespero esa gente que etiqueta de narco a todo lo colombiano que cree de mal gusto. Eso sí, Channel hace pantalones de lentejuelas, Versace diseña vestidos que muestran tetas, culo, pierna, espalda y abdomen al mismo tiempo y eso no les parece mañé.

    ResponderEliminar
  5. Diana, leerte vale la pena en este artículo, sobre todo por la frase con la que lo cierras: "La única que importa es la que devuelve la mirada en el espejo cuando uno se está poniendo la ropa." Y ésa va a ser siempre la única opinión que importa. Yo jamás usaría un jean sin bolsillos, pero muy bien por las que sí lo hacen, si ese es el jean que las hace sentir bellas. También me hiciste pensar en: ¿Para quién nos vestimos? ¿Con nuestra ropa esperamos cumplir nuestras expectativas o las de hombres y mujeres que nos ven? Gracias.

    ResponderEliminar
  6. Los jeans sin bolsillos están muy de moda, últimamente se ven a muchas mujeres normalmente en la calle con jeans de este estilo, aunque los jeans son un poco informales nunca dejarán de estar de moda debido a lo fácil que resulta combinarlos.

    ResponderEliminar
  7. Muy interesante el artículo, me encanta la manera en que se comparan ambos estilos de jeans. Personalmente creo que cada mujer tiene o crea su propio estilo en su manera de vestir y mientras se sientan bien es claro que no lo cambiarán. En mi caso no soy muy amiga de los estampados, adornos o desgastes exagerados en los jeans, yo prefiero lo clásico y unos jeans que me haga sentir cómoda y lucir bien.

    Gracias por compartir el artículo.

    ResponderEliminar
  8. No importa que ropa pueda usar una mujer ,siempre sera vista por el hombre o por otra mujer que guste de otras mujeres,ante esto no hay nada que se pueda hacer.
    por esas razones usen la ropa que deseen porque nada cambiara el echo de que uno las mire,si les gusta los jeans apegados adelante,si les gusta los leggins adelante ,si les gusta la minifalda adelante,las mujeres pueden vestirse de la forma que quieran ,para eso nacieron mujeres por tanto se aprueva sus elecciones y gustos ,ademas sus gustos son nuestros gustos,yo soy hombre y no puedo negar ni prohivir su forma de vestir .
    seria necesario que las chicas anden con un garrote para defenderse,esyo es mi opinion.

    ResponderEliminar
  9. Me gusto mucho lo que escribiste, la verdad es que desde que tuve unos se convirtieron en mis favoritos, es el tipo de jean que mas me,favorece y me hace ver mas proporcionada, pero siempre lo llevé con prendas largas para "tapar" un poco todo, creo que es cuestión de como llevarlo... Bien combinado no luce vulgar, pero si una se lo pone con una blusa súper corta con escote exagerado y tacones muy altos ahí si que ya llama demasiado la atención. Ah y aclaro que siempre los lleve en tonos oscuros, los claros si ya hacen resaltar mucho ciertas cosas ajajjaaj :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Karen, gracias por tu comentario. Creo que lo más importante es que si la moda es un lenguaje para expresar lo que somos, no deberíamos dejar que otros decidan qué podemos o no decir con cada prenda :)

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...